USA: De Montana a California

Etapas:

01/06/2014 Superior – Clinton (139 Km).

02/06/2014 Clinton – Gregson (161 Km).

03/06/2014 Gregson – Norris (136 Km).

04/06/2014 Descanso en Norris.

05/06/2014 Descanso en Norris.

06/06/2014 Norris – West Yellowstone (133 Km).

07/06/2014 West Yellowstone – Yellowstone National Park, Canyon Village (70 Km) (Entrada en Wyoming).

08/06/2014 Yellowstone National Park, Canyon Village (118 Km).

09/06/2014 Canyon Village – Grand Teton National Park, Flagg Ranch (108 Km).

10/06/2014 Flagg Ranch – Jackson (94 Km).

11/06/2014 Jackson – Smoot (137 Km).

12/06/2014 Smoot – Garden City (116 Km) (Entrada en Utah).

13/06/2014 Garden City – Ogden (149 Km).

14/06/2014 Ogden – Farmington (29 Km).

15/06/2014 Descanso Farmington.

16/06/2014 Farmington – Salt Lake City (33 Km).

17/06/2014 Descanso en Salt Lake City.

18/06/2014 Descanso en Salt Lake City.

19/06/2014 Salt Lake City – Grassy Mountain West Rest Area (119 Km).

20/06/2014 Grassy Mountain West Rest Area – Oasis (153 Km).

21/06/2014 Oasis – Ryndon (110 Km) (Entrada en Nevada).

22/06/2014 Ryndon – Rest Area I80 (98 Km).

23/06/2014 Rest Area I80 – Winnemucca (147 Km).

24/06/2014 Winnemucca – Lovelock (123 Km).

25/06/2014 Lovelock – Fernley (103 Km).

26/06/2014 Fernley – Truckee (121 Km) (Entrada en California).

27/06/2014 Truckee – Strawberry (97 Km).

28/06/2014 Strawberry – Sacramento (155 Km).

29/06/2014 Sacramento – San Francisco (203 Km).

30/06/2014 Descanso en San Francisco (14 Km).

01/07/2014 Descanso en San Francisco (60 Km).

02/07/2014 Descanso en San Francisco.

03/07/2014 Descanso en San Francisco (15 Km).

04/07/2014 Descanso en San Francisco (15 Km).

05/07/2014 Descanso en San Francisco.

Estados Unidos: Montana, Wyoming, Utah, Nevada y California

Nada más entrar en Montana, la recompensa por haber escalado un puerto de montaña fue instantánea, una larga bajada entre los frondosos bosques.

El haber cruzado las montañas significaba que entraba en un nuevo ecosistema en el que el Oso es el rey. Todo lo que Darren me había enseñado en mi paso por Canadá era hora de ponerlo en práctica, durante mis tres primeros días de acampada. Fui adquiriendo la costumbre de dejar siempre a 30 metros del campamento las alforjas de la comida colgadas en la rama de un árbol, a repasar siempre antes de dormir que nada con un rastro de olor de comida estuviera dentro de la tienda, ni siquiera la pasta de dientes. Dormir con el cuchillo cerca como última medida de seguridad se estaba convirtiendo en un hábito que ya nunca perdería.

A los lados de la carretera los ciervos salvajes pastaban tranquilamente, pero también algún descuidado cruzaba la carretera al pleno galope y el trágico resultado algunas veces se daba, y terminaban muertos a un lado de la carretera.

El clima era húmedo, los pastos verdes y los bosques no parecen tener fin. Atravesar el estado de Montana en primavera fue sin duda un acierto. Llegando a la ciudad de Norris en plena noche y bajo una intensa lluvia, me detuve en el único establecimiento que había abierto para preguntar por un lugar seguro en el que acampar. Fue entonces cuando conocí a Josh y Penélope, una pareja que tenía un rancho a pocos kilómetros y que me ofrecieron pasar unos días en su casa para descansar, y continuar con toda la energía posible mi camino hacia Yellowstone.

Situada a orillas de un gran lago, la casa tenía un paisaje con la firma “Made in Montana”, con las vacas pastando en los prados, las montañas con la cumbre cubierta por la nieve y el imperturbable lago reflejándolas en la superficie del agua. Sin duda alguna, el mejor paisaje para encontrar la paz y la calma.

1(Colorado On The Road junto a Josh y Penélope en Montana)

Durante un par de días, me alimentaron como a un legionario, tuve tiempo de pensar, reflexionar y valorar no solo esta experiencia, sino todas y cada una de las que había vivido a lo largo del viaje. Josh se preocupo mucho por la logística que utilizaba para documentar mí día a día, y me ayudo mejorándola con creces. Me regalo una nueva carcasa sumergible para la Gopro, ya que la mía estaba totalmente machacada, me dio una nueva batería de reserva, una micro SD, un sistema autónomo para cargar baterías e incluso un adaptador de wireless para poder conectarme a internet en cualquier parte de Estados Unidos, y hablar así a diario con mi familia.

Cuando retome el viaje, solo me separaban 130 kilómetros hasta la ciudad de West Yellowstone, y a la entrada oeste al parque nacional. Pase la noche a las afueras de la ciudad para poder madrugar, entrar en Yellowstone y llegar hasta el campground que estaba situado en el centro del parque, Canyon Village.

2(Colorado On The Road entrando en Yellowstone National Park)

Nada mas pagar las tasas de entrada, pocos pedales di para cruzarme con el primer ciervo de muchos que vería a mi paso. La carretera era estrecha y atravesaba una zona de bosque hasta que pude llegar a una inmensa pradera, y contemplar los primeros búfalos desde una respetable distancia.

3(Colorado On The Road observando los búfalos)

Una de las primeras cosas que note nada más entrar en el supervolcan mas grande del continente y considerado en actividad, es que cuenta con su propio clima. A pesar de estar en plena primavera el aire corría frio y había restos de nieve en las montañas. El Parque Nacional de Yellowstone está cubierto por la nieve diez meses y medio al año, una vez más sentías que había escogido la temporada ideal para visitarlo.

Mis nuevos compañeros serian el lobo gris, el lince, el oso grizzly y el oso negro, bisontes, pumas, alces y ciervos. Cuando llegue al campground me puse manos a la obra, monte la tienda de campaña, recogí madera suficiente para calentarme por la noche y por primera vez encendí la hoguera utilizando mi pedernal. Deje todo lo que tuviera un olor atrayente para los osos en las cajas metálicas llamadas Bearbox, y mantenerme a salvo por la noche. Me prepare la cena, contemple largo tiempo las estrellas junto al fuego y me fui pronto a dormir para madrugar con energía.

4(Campamento en Canyon Village)

En mi segundo día en Yellowstone me dispuse a hacer un tour de 113 kilómetros, pero esta vez dejando todo el equipo en la tienda para pedalear con más ligereza por toda la zona montañosa que comprende uno de los supervolcanes más grandes del mundo.

Desde Canyon Village fui hasta Tower Roosevelt atravesando el Dunraven Pass con 8859 pies de altura, la mayor que he pedaleado hasta el momento. Pude contemplar las cascadas de Tower Fall y  superar y salir ileso del atropello marcha atrás de un gigante todoterreno, cuando me detuve a realizar una foto de una puñetera cabra.

Desde Tower Roosevelt pedalee junto a la presencia de búfalos y ciervos hasta Mammoth Hot Springs, donde puede contemplar el colorido de las fuentes termales, producto de la elevada actividad geotérmica del parque. Inicie la vuelta al campamento pasando por Norris y finalmente llegando hasta Canyon Village.

5(Colorado On The Road en Mammoth Hot Springs)

Durante toda mi estancia en el parque nacional, la presencia de animales herbívoros fue constante, pero no tuve la oportunidad de observar ningún depredador durante el día, y la suerte de no verlos frente a mi tienda por la noche. La elevada actividad geotérmica del parque era uno de los atractivos turísticos, constante mente veía las calderas, fuentes calientes y geiseres. Pero a mí la idea de dormir dentro de un supervolcan activo me robaba mucho sueño, y ya era hora de continuar.

Mi última jornada me llevaría a visitar el Yellowstone Lake y a salir del Parque Nacional, para llegar hasta el Gran Teton National Park. Pedaleando por la solitaria carretera, una vez más vi como el destino se pondría de mi parte. Un inmenso árbol cayó enfrente de mí cortando la carretera, unos segundos antes y me hubiera aplastado. Los coches se empezaron a acumular y en pocos minutos habíamos formado un grupo de 30 hombres, para intentar liberar la carretera a base de puro musculo. Finalmente uno de los carriles quedo despejado y el tráfico se reanudo mientras llegaban los Rangers del parque para finalizar el trabajo.

6(El árbol caído cortando la carretera)

Mi avance hacia Salt Lake City no fue tarea fácil, el viento en contra de Wyoming parecía que no quería que continuara con el viaje y los puertos de montaña no cesaban. Los días iban pasando pero siempre los iniciaba con fuerza y los acababa completamente agotado. Cuando entre en Utah y alcance Salt Lake City, pude descansar después de unas agotadoras jornadas cabalgando sin cesar con mi potro.

Pero el hecho de que al inicio de cada diario especifico el itinerario que he seguido y que en varios días ponga “Descanso en …” realmente es cuando más trabajo tengo para documentar el viaje. Mis piernas reposan pero mis quehaceres se incrementan. Hospedado en un hostal de la ciudad, libero mi mente de la presión de encontrar campamento, mantenerme a salvo de los peligros de la carretera, la fauna salvaje y de las condiciones climatológicas, para sustituir esta presión por las interminables pero ociosas horas frente al ordenador.

Escribir diarios, editar fotos, videos, actualizaciones GPS, actualizaciones de mi web, Facebook, Twitter, Canal de Youtube y Vimeo, escribir y contestar emails de prensa, entrevistas, mensajes de mis queridos followers y encontrar esos preciados minutitos para hablar con mi familia. Los días los finalizo arreglando pinchazos, limpiando y haciendo el mantenimiento a mi potro, recogiendo la colada y cayendo en la tentación de la comida rápida para cenar, y no retrasar más la increíble recompensa de dormir entre sabanas limpias, bajo techo y protegido.

Sino amase esta aventura como la amo, sino disfrutase tanto documentándola y compartiéndola con mis followers, sino se me encogiera el corazón con cada mensaje de apoyo y admiración que me enviáis…evidentemente no encontraría fuerzas para seguir trabajando de esta manera.

En Salt Lake City me lleve frente al televisor y arropado con mi bandera española la misma desilusión que todos nos llevamos, al ver como Chile pulverizaba nuestras esperanzas de volver a ser campeones al vencer a nuestra Selección. Pero a pesar del fracaso deportivo de nuestros internacionales más queridos y admirados, el sentimiento de agradecimiento por estos seis maravillosos años del mejor football con la firma española, es evidente y me llena de orgullo patriótico.

No era momento para las lamentaciones, una vez limpiada mi agenda de deberes y con las piernas bailando al son del pedaleo, era momento de embarcarme en otra gran etapa para recorrer 1430 kilómetros hasta llegar a San Francisco, sin hacer ningún día de descanso para poder pasar más tiempo en esta ciudad californiana.

Por la tarde, en medio de un desierto de sal en Utah y antes de cruzar a Nevada, a las 00:00 horas según la franja horaria española, en el kilómetros 19.195, cumplí 28 años de edad. Esa noche la pase en medio del desierto de Nevada, solo, sin familiares ni amigos y sin cerveza, no tenia nadie con quien brindar. Aun así fue un momento especial bajo las estrellas, rodeado por la calma del desierto.

7(Colorado On The Road en el desierto de Utah)

El norte de Nevada es puro desierto con largos kilómetros sin nada más que arena, arbustos y serpientes de cascabel. Las rectas son interminables y las cuestas parecían no tener fin, de vez cuando las montañas se interponían en mi camino y bajo el sol abrasador las superaba intentando ahorrar sudor.

Cada noche a la hora de acampar, enciendo un pequeño fuego y disperso las cenizas alrededor de mi campamento, con la esperanza de evitar que las serpientes de cascabel encuentren debajo de mi tienda un confortable hueco calentito en el que dormir. Cada día al despertar salgo de la tienda con cuidado y la levanto del suelo con más cuidado aun, por si  algún reptil ha decidido dormir bajo mi campamento. A pesar de que afortunadamente no me lleve ninguna sorpresa mañanera, si las tuve a lo largo del camino.

8(Una de las muchas serpientes de cascabel que vi en el desierto)

Cuando llevo etapas de tan larga distancia  entre dos grandes ciudades, cada día es importante mantener la moral bien alta. Estar más de diez días de ruta sin ducharse, durmiendo en la tienda y poniéndome cada mañana la misma ropa, los pequeños placeres o pequeñas recompensas son fundamentales para no caer en la desmotivación. Por ello, una vez atravesado el duro desierto del norte de Nevada, después de haber dejado atrás las infinitas llanuras y los fuertes vientos, después de conseguir entrar en California y sus verdes bosques, de atravesar por segunda vez las Rocosas, cruzar el lago Tahoe y después de haber cumplido 20.000 kilómetros, encontrar un momento de paz junto a la hoguera con una cerveza fría, es un privilegio que nunca dejare de lado.

9(Colorado On The Road junto al fuego en California)

Cuando alcance Sacramento, ya solo me quedaban 203 kilómetros para alcanzar San Francisco, así que ni corto ni perezoso lleve a cabo la etapa más larga hasta el momento en el continente americano después de 10 días de ruta…Ole!!!

En el barrio de Palo Alto en el sur de San Francisco me estaba esperando Fernando, un follower que me invito a pasar unos días en una Hacker House, una casa que alquila habitaciones a personas que vienen a San Francisco en busca de financiación para desarrollar una idea tecnológica. Fernando además me enseño la sede de Google, Facebook y Twitter, mientras me explicaba que en San Francisco se desarrolla prácticamente el mundo tecnológico que hoy en día conocemos.

10(Colorado On The Road junto a Fernando)

Una vez más mi mensaje de Facebook pidiendo ayuda para encontrar alojamiento, me había dejado varias generosas invitaciones para ser hospedado. Después de cruzar la ciudad hasta llegar a la zona norte, me hospede varios días en casa de Bárbara, la hermana mayor de una buena amiga madrileña, y conseguí reencontrarme con Javier, un amigo de Madrid que conocí en mi Erasmus en Italia cuando vino a visitar a un compañero.

11(Colorado On The Road junto a su tocayo Javier)

Viví el 4 de Julio, el día más importante para los estadounidenses en su aniversario de la independencia, pero he de reconocer que para un español acostumbrado a los fuegos artificiales valencianos, no me supo a mucho. La mañana que volví a preparar la bicicleta para volver de nuevo a la carretera, tuve una reunión con el Grupo Imagine para hacerles una exposición de mi proyecto, y transmitirles que no hay nada más hermoso que luchar por un sueño, para posteriormente cruzar junto a ellos en bicicleta el Golden Gate.

Llevaba más de la mitad de mi ruta por Estados Unidos, pero aun me quedaba las etapas más duras no solo del país, sino también del viaje.

“La única forma de alcanzar tus objetivos, es a base de esfuerzo y trabajo.”

12(Colorado On The Road junto al Grupo Imagine visitando el Golden Gate)

Anuncios

USA: CALIFORNIA, NEVADA, UTAH Y ARIZONA

Etapas:

06/07/2014 San Francisco – San José (105 Km).

07/07/2014 San José – Casa de Fruta (119 Km).

08/07/2014 Casa de Fruta – Kerman (160 Km).

09/07/2014 Kerman – Fresno (30 Km).

10/07/2014 Descanso en Fresno.

11/07/2014 Fresno – Woodlake (125 Km).

12/07/2014 Woodlake – Pinewood (70 Km) (Entrada en Sequoia National Park).

13/07/2014 Pinewood – Lindsay (110 Km).

14/07/2014 Lindsay – Edison (121 Km).

15/07/2014 Edison – Ricardo Campground (121 Km).

16/07/2014 Ricardo Campground – Carretera 190 (124 Km).

17/07/2014 Carretera 190 – Stovepipe Wells Village (108 Km) (Entrada en Death Valley National Park).

18/07/2014 Stovepipe Wells Village – Amargosa Valley (100 Km) (Entrada en Nevada).

19/07/2014 Amargosa Valley – Indian Springs (97 Km).

20/07/2014 Indian Springs – Las Vegas (95 Km).

21/07/2014 Descanso en Las Vegas.

22/07/2014 Descanso en Las Vegas.

23/07/2014 Descanso en Las Vegas.

24/07/2014 Las Vegas – Glendale (92 Km).

25/07/2014 Glendale – Beaver Dam (75 Km).

26/07/2014 Beaver Dam – Hurracane (83 Km) (Entrada en Utah).

27/07/2014 Hurracane – Kanab (109 Km).

28/07/2014 Kanab – Page (128 Km) (Entrada en Arizona).

29/07/2014 Page – Cameron (135 Km).

30/07/2014 Cameron – Grand Canyon National Park (95 Km).

31/07/2014 Grand Canyon National Park – Williams (100 Km).

01/08/2014 Williams – Via de Servicio I40 (159 Km).

02/08/2014 Via de Servicio I40 – Needless (125 Km) (Entrada en California).

03/08/2014 Descanso en Needless.

04/08/2014 Descanso en Needless.

05/08/2014 Needless – Amboy (125 Km).

06/08/2014 Amboy – Barstow (125 Km).

07/08/2014 Barstow – Victorville (55 Km).

08/08/2014 Victorville – Los Angeles (165 Km).

09/08/2014 Descanso en Los Angeles.

10/08/2014 Descanso en Los Angeles.

11/08/2014 Descanso en Los Angeles.

12/08/2014 Los Angeles – Old Pacific Highway (126 Km).

13/08/2014 Old Pacific Highway – Tijuana (126 Km) (Entrada en México).

Estados Unidos: California, Nevada, Utah y Arizona

Después de visitar el Golden Gate con mis amigos del Grupo Imagine, vuelvo a cruzar todo San Francisco para salir por el puente sur y alcanzar así San José.

Ahora me tocaba iniciar el segundo gran tramo de mi ruta por Estados Unidos, el cual me llevaría a cruzar las Rocosas por tercera y cuarta vez y a encarar una de las pruebas más duras del viaje.

Después de pedalear 5 etapas llegue a la entrada del Parque Nacional de las Sequoias. Desde la base de la montaña contemple uno de los puertos de montaña más complicados a los que me he enfrentado. Aunque empecé a escalarlo con toda la claridad del día, las agotadoras subidas ralentizaron tanto mi paso que la noche me alcanzo cuando me adentraba en el inmenso bosque de sequoias.

Al igual que en la mayoría de los parques nacionales que he visitado en Estados Unidos, la presencia de la vida salvaje no es algo para tomarse a broma, y un automóvil que venía en dirección contraria se paro para advertirme, de que había visto cruzar la carretera a un oso negro 4 kilómetros carretera arriba. No soy la clase de persona que se da por vencido a la primera de cambio, por lo que conteste al amable conductor en un ingles cada vez más depurado: “Tranquilo, estaré bien”

Osos negros, pumas y ciervos eran los animales más comunes de gran tamaño en el bosque. Con la oscuridad de la noche y sin apenas un rastro de luz por parte de la luna, avanzaba sigiloso por la intransitada carretera con la esperanza de llegar lo antes posible al primer campground.

Cada ruido me exaltaba cada vez más, hasta que uno de ellos lo oí tan cerca que me hizo bajar de la bicicleta, ponerla de barrera entre el ruido que cada vez se acercaba mas y mas hacia mí por un lado de la carretera, y desenfundar mi cuchillo. Mirando a la pared de oscuridad que se alzaba entre los troncos de las inmensas sequoias. Simplemente mantenía mi posición mientras me repetía una y otra vez: ” Solo una presa huye”. No era momento de mostrar debilidad ni de tratar de adivinar cuál era el animal que se aproximaba a mí, lo único que sabía que por la forma de crujir las ramas del suelo, era uno grande.

Me da vergüenza admitir directamente que fue lo que empecé a gritar para espantar al animal, producir la mayor adrenalina posible y subirme las revoluciones mientras agarraba con fuerza el cuchillo, pero si diré que las saque de una película cuyo título es el resultado de multiplicar 6×50. Finalmente solo escuche como el crujido de ramas se alejaba de mí. Nunca sabré si lo que tuve delante fue un ciervo o un oso negro. Por fortuna llegue a la zona de campamento sano y a salvo, pude descansar después de una merecida cena y madrugar para visitar el árbol más grande del mundo, el General Sherman.

Con 11 metros de diámetro y 84 metros de altura, el General Sherman se ha especializado en dar dolor de cuello al intentar apreciar su copa, y a hacernos sentir como unas hormiguitas a su lado.

1(Colorado On The Road en la base del General Sherman)

Viví momentos muy emocionantes en el bosque de las sequoias gigantes, pero era hora de bajar el puerto de montaña y continuar hasta mi siguiente objetivo, cruzar el Death Valley.

Con la luz del día y bajando la ladera, me despedía del frondoso bosque para dirigirme a la caldera de Estados Unidos. La inaccesibilidad de la cordillera montañosa, me llevaría a dar un rodeo de 500 kilómetros, llevándome primero hacia el sur para cruzar por tercera vez las Rocosas y volver posteriormente hacia el norte, para alcanzar así la carretera que me llevaría al desierto.

A medida que avanzaba hacia mi objetivo, el desierto de California no se hizo de rogar, y poco a poco la temperatura iba subiendo hasta alcanzar los 45 ºC. La primera medida para soportar el calor y que no ralentizara mi avance, fue cubrirme el cuerpo entero. Manga larga, guantes, cullote largo, sombrero y cara tapada. Cuanta menos piel expusiera a los fuertes rayos del sol, más protegido estaría.

2(Colorado On The Road a punto de cruzar las rocosas por tercera vez)

Una mañana sonó el despertador a las 06:00 am como de costumbre, me desperté y salí de la tienda, había acampado a un lado de la carretera en mitad del desierto, parecía un día normal pero no lo era, hoy tocaba entrar en el Death Valley. Un desayuno rápido y sin perder tiempo empecé a pedalear, la temperatura superaba los 30 ºC a las 10:00 am, y en cuanto baje la montaña para adentrarme en el valle la temperatura se disparo. Mi primera parada para reabastecerme de agua y comida fue Panamint Springs.

3(Colorado On The Road en la entrada al Death Valley)

Con 9 litros de agua y a más de 50 ºC de temperatura, encare un puerto de montaña de 1511 metros de altura. No era momento para hacer sobreesfuerzos y olvidarse donde estaba, tenía que ser paciente y pedalear lento pero seguro. Cuando alcance la cima había gastado casi 4 horas en recorrer apenas 21 kilómetros, pero lo había logrado. Bajar la ladera no fue como cualquier otra, el aire venia tan caliente que me empezó a quemar la cara, las manos y a asarme vivo.

Una vez llegue a Stovepipe Wells Village, busque una forma de acampar a pesar de que mis intenciones al comienzo del día eran las de avanzar 40 kilómetros mas, pero estaba agotado. Viendo el sol ponerse en el horizonte no significo que el calor se fuera a relajar, un fuerte viento arrastraba todo el calor que la roca acumulo durante todo el día. Cerrando los ojos a las 23:00  la temperatura era de 40 ºC, estaba durmiendo en el mismísimo infierno.

Al amanecer el objetivo del día estaba claro, salir de ese horno y dejar de derretirme como un pedazo de mantequilla en una sartén. Mi primera parada fue alcanzar Furnace Creek, con una elevación de -60 metros con respecto el nivel del mar, y donde todo el calor del sol se concentraba. Una vez cargue la bicicleta con litros y litros de agua, salí de la pequeña villa con el sol pegando de frente a 55ºC, la mayor temperatura a la que me he enfrentado jamás en mi vida.

4(Colorado On The Road atravesando el Death Valley)

Pasar horas y horas bajo el agobio del calor pasa factura, pero me llamo mucho la atención  al parar periódicamente en busca de un pedazo de sombra, siempre encontrar un pequeño arbusto de hojas verdes totalmente adaptado al extremo clima. Al fin y al cabo, la vida siempre se abre camino.

Conseguir entrar y salir del Death Valley a lomos de mi potro en pleno mes de Julio, fue todo un triunfo digno de una recompensa, pero aun debía ser paciente ya que esta me esperaría en Las Vegas. Por fin llegue a la mítica ciudad del estado de Nevada con apenas 200 kilómetros mas de esfuerzo, donde me esperaba un económico hostal, una ducha, dormir en cama arropado entre sabanas limpias bajo el frescor del aire acondicionado y como no, una cerveza de la victoria bien fría.

5(Colorado On The Road llegando a Las Vegas)

Me gustaría contar más sobre mi paso por Las Vegas, pero como dice la frase: “Lo que pase en Las Vegas, se queda en Las Vegas”, aunque si me gustaría remarcar que después de haber viajado por zonas de extrema pobreza, de haber compartido y recibido con el que menos tiene y de haber pasado tanto hambre en algunas partes del viaje, ver una ciudad que sin duda alguna es un claro sinónimo de lo desproporcionado, la exageración, el derroche y del capitalismo extremo, me hizo pensar que opinarían cualquiera de los amigos que hice en la India si visitaran Las Vegas.

Después de cuatro merecidas noches de descanso y con un nuevo agujero en el bolsillo, por haber sido tan iluso de pensar que con 50 dólares conseguiría reventar la banca del Bellagio, fue hora de ponerse de nuevo en marcha.

Por delante tendría que salir de Nevada en mi camino hacia el oeste, entrar momentáneamente en Utah y finalmente en Arizona, para ver completado uno de los principales objetivos del proyecto Colorado On The Road, visitar el Cañón del Colorado. En mi quinto día desde que salí de Las Vegas, llegue a la ciudad de Page y pude contemplar por primera vez en mi vida el río Colorado.

6(Colorado On The Road junto al río Colorado)

Cuando avanzaba subiendo el puerto de montaña que me llevaría a la entrada del Grand Canyon National Park, me lleve una sorpresa que jamás pensaría que tendría. El motero con quien coincidí en la India llendo camino a la ciudad de Agra para visitar el Taj Mahal, justo estaba bajando la cuesta que yo subía. Me miro, le mire y acto seguido nos reconocimos al mismo tiempo. Desde luego, hay que reconocer que el mundo es un pañuelo, después de 6 meses y más de 12.000 kilómetros más en los pedales, el destino nos vuelve a encontrar.

7(Colorado On The Road junto a un motero alemán. En la imagen de la izquierda en la India y en la imagen de la derecha en Arizona)

Algo que suele pasar mucho a los viajeros, es que cuando una va al norte y el otro al sur, los encuentros son realmente breves, pero aun así fue un momento digno de recordar, y sobre todo de inmortalizar.

Finalmente, cuando el sol estaba cerca de desaparecer y dejarme sin mi primera impresión del Gran Cañón después de todo el día subiendo la colina, llegue a mi gran parada con los últimos rayos de luz. Antes de tomar la primera fotografía, tenía claro lo que mi corazón me pedía. Apoye la bicicleta, me acerque a un saliente de la ladera con las mejores vistas que jamás halla observado, me puse de rodillas, cogí aire mientras levantaba los brazos y grite a pleno pulmón:”¡¡¡Victoryyyy!!!” .Fue maravilloso escuchar el eco de mi voz.

8(Colorado On The Road en el Gran Cañón del Colorado)

Cuando me prepare para dormir en el campground, me puse la alarma bien temprano, pero esta vez no para pedalear sino para tomarme mi tiempo para desayunar tranquilamente disfrutando de las vistas. De todos modos era lo único que podía hacer,  ya que ni de broma me podía permitir ninguna de las excursiones que me ofrecían en el parque, pero a mí me valió.

Llegado a este punto solo quedaba volver de nuevo a la costa, dejar atrás Arizona y entrar de nuevo en California para llegar a Los Ángeles, llevando así mi última gran etapa, pero eso sí, lo haría al más puro estilo americano, pedaleando por la histórica Ruta 66.

9(Colorado On The Road atravesando la histórica Ruta 66)

Lo malo de llevar acabo tantas etapas seguidas ya no es solo el desgaste físico y mental, ni la falta de higiene al ponerme día tras día la misma pegajosa ropa sin poder ducharme, lo peor son las consecuencias que lo anterior tiene. Las irritaciones y las llagas en el trasero y en las joyas de la corona de todo varón que se precie, me hacen temblar de escalofríos cada noche al despegarme el culotte. Pero es mejor no pensar en las incomodidades del camino, y mantener la moral alta con las recompensas que esperan al final de este. La mía me esperaba en Los Ángeles, donde la hermana mayor de un amigo me hospedaría en su casa,  me recibiría como se tiene que recibir a un español de pelo en pecho, con una cerveza y un buen plato de jamón serrano, esos sí, después de la urgente ducha.

10(Recibimiento a Colorado On The Road en Los Ángeles)

En Los Ángeles principalmente pude descansar y liberar parte del trabajo que se acumula con cada pedalada que doy. Aun así Mariana, mi hospedadora, junto a su prima Paty que estaba de visita, me dieron un tour por toda la ciudad visitando el puerto de Santa Mónica, el final de la Ruta 66, el gimnasio en el que entreno Arnold Schwarzenegger, la casa en la que se rodo los exteriores de la serie El Príncipe de Bel Air, el paseo de la fama, el Teatro Chino, las escaleras de los Oscar y el mítico cartel de Hollywood.

A la hora de poner rumbo a la frontera con Tijuana y entrar en México, me estaba despidiendo de un país en el que lo había vivido casi todo. Desde que entre en Estado Unidos había atravesado todos los estados de la costa oeste descontando Oregon, había pedaleado por Washington, Idaho, Montana, Utah, Wyoming, Nevada, California y Arizona, había atravesado los Parques Nacionales de Yellowstone, Grand Teton, Tahoe, Sequoia, Death Valley y Grand Canyon. Había visto desde los densos bosques del norte hasta las llanuras desérticas del sur, había vivido un festival tan salvaje como lo es el Sasquatch Music Festival, me había acercado un poco mas a Kurt Cobain en Seattle, y conocido mas sobre mí al pedalear a 55 ºC en el Death Valley. Había visitado el árbol mas grande del mundo, vivido el 4 de Julio en San Francisco, pedaleado cual motero por la Ruta 66 y me había atiborrado de comida basura. Había cruzado cuatro veces las montañas rocosas en bicicleta, perdí 50 dólares dejado llevar por la codicia en la mesa del Black Jack del Bellagio, y cruce la frontera hacia México con el visado caducado por dos días…..había vivido toda clase de aventuras, pero ahora tocaba empezar una nueva.

El día antes de ponerme de nuevo en marcha, tome la decisión de desistir en mi persistente labor de encontrar un sponsor que se involucrara en los gastos que tengo que soportar en el desarrollo de tan ambicioso proyecto. De nada sirve que entregue toda mi pasión en la carretera, sino tengo dinero para cargar mi cuerpo de combustible. Por ello decidí crear una campaña de Crowdfunding para intentar recaudar los 7000 € con los que podría terminar el viaje antes de que mis fondos se agoten.

“Con vuestra fuerza y apoyo, podre seguir respondiéndoos con todo mi coraje y corazón.”

11(Colorado On The Road)

Death Valley:

Gran Cañón del Colorado: