TAILANDIA

Etapas:

05/03/2014 Bangkok Aeropuerto – Bangkok (37 Km) Entrada en Tailandia.

06/03/2014 Descanso en Bangkok.

07/03/2014 Bangkok – Ang Thong (102 Km).

08/03/2014 Ang Thong – Wat Muang (63 Km).

09/03/2014 Wat Muang – Nakhon Sawan (85 Km).

10/03/2014 Nakhon Sawan – Kamphaeg Phet (123 Km).

11/03/2014 Kamphaeg Phet – Wat Pratt at (163 Km).

12/03/2014 Wat Pratt at – Hospital de Elefantes de Chiang Mai (122 Km).

13/03/2014 Hospital de Elefantes de Chiang Mai – Chiang Mai (71 Km).

14/03/2014 Descanso en Chiang Mai.

15/03/2014 Descanso en Chiang Mai.

16/03/2014 Descanso en Chiang Mai.

17/03/2014 Descanso en Chiang Mai.

18/03/2014 Descanso en Chiang Mai.

19/03/2014 Descanso en Chiang Mai (12 Km).

20/03/2014 Chiang Mai – Lampang (129 Km).

21/03/2014 Lampang – Uttaradit (106 Km).

22/03/2014 Uttaradit – What Din So (131 Km).

23/03/2014 What Din So – Lom Sak (93 Km).

24/03/2014 Lom Sak – Chum Phae (121 Km).

25/03/2014 Chum Phae – Udon Thani (136 Km).

26/03/2014 Udon Thani – Vientiane (82 Km) Entrada en Laos.

Tailandia

Dejar atrás la India no fue tarea fácil, ya no solo por todas las experiencias vividas en este país, ni por el pedacito de corazón que deje Calcuta.

Las normas de la aerolínea con la que me disponía a viajar a Tailandia, me obligaban a pasar la bicicleta por la maquina de Rayos-X. Después de haber desmontado y embalado a mi potro, embarque en el avión en el que supuestamente iba a pasar dos tranquilas horas de vuelo. Pero nada mas despegar, un penetrante dolor me atravesó el estomago, lo retortijones y los sudores fríos me alertaron de que me llevaba un souvenir de la India que no deseaba.

Aterrice en Bangkok a las 02:00 de la mañana, y tarde casi una hora en montar y equipar la bicicleta de nuevo. La decisión de donde pasaría aquella noche estaba clara, dormiría en un banco de la sala de espera del aeropuerto, que a mi parecer, era como una noche de hotel gratis.

colorado-on-the-road-tailandia(Equipaje de Colorado On The Road, junto a la bicicleta completamente embalada en el aeropuerto de Bangkok)

Al amanecer, salí del aeropuerto para pedalear hasta el centro turístico de Bangkok, y localizar la zona de mochileros para hospedarme en el hostal mas económico posible. Nada mas salí al exterior y contemplé por primera vez el sudeste asiático, la humedad y el sofocante calor me recibieron de la misma forma, que el aire de un secador te abrasa la cara.

Pedaleando mis 37 primeros kilómetros hasta alcanzar un hostal en la ciudad, me di cuenta que este clima acababa de subir el nivel las próximas etapas del viaje.

Durante 48 horas, termine de matizar la ruta que me llevaría a recorrer Tailandia, Laos, Vietnam, Camboya y finalmente a volver a Bangkok. La primera parada en el sudeste asiático sería Chiang Mai, donde me esperaba un viejo amigo de Madrid, así que no lo dudé dos veces, y aunque mi estómago me decía que descansara, la ilusión de ver una cara conocida por primera vez en el viaje, me hicieron que me lanzara de nuevo a la carretera.

Durante las tres primeras jornadas, tenía claro que no estaba al 100 %. Los retortijones y el dolor de estómago no me estaban permitiendo avanzar todo lo que deseaba, aunque la comida tailandesa ayudaba. Pero la noche del tercer día en la carretera, en la ciudad de Nakhon Sawan, no lo pude aguantar mas y fui directo a la sala de urgencias del hospital, donde primero me libraron de la inquietud de tener un parásito intestinal. No fue difícil explicarles como me sentía, tenia una cara espantosa. Finalmente me diagnosticaron una simple diarrea aguda y me recetaron 5 medicamentos diferentes. Aquella noche acampe en frente de una comisaría de policía, con la esperanza de encontrarme cada vez mejor y recuperar las fuerzas lo antes posible.

Cada vez que duermo con la tienda de campaña, utilizo solo con la mosquitera sin poner la cubierta impermeable. El principal inconveniente, es que dentro de la tienda hace 5ºC mas con respecto al exterior, y en Tailandia por las noches hace aproximadamente 30 ºC, por lo que literalmente me aso todas las noches y duermo empapado en sudor, pero es eso o dormir al raso y sufrir miles de picaduras de mosquitos.

Por fortuna, los medicamentos empezaron a hacer efecto rápidamente, y en los tres días siguientes cada vez me encontraba con mas energías, pedaleando un total de 400 kilómetros a 42 ºC bajo el sol.

Cada vez que necesitaba parar a descansar y escapar por unos minutos del calor, los templos budistas me proporcionaban sombra, paz y calma.

colorado-on-the-road-tailandia-chiang-mai (Colorado On The Road visitando un templo budista)

El día antes de llegar a Chiang Mai, acampe en las montañas de Tailandia a escasa distancia de un hospital de elefantes, con la intención de visitarlo por la mañana antes de pedalear los últimos 70 kilómetros. La decisión resultó ser todo un acierto, la experiencia fue increíble. El contacto con los elefantes fue directo y junto la supervisión de los cuidadores, interactuar con estos impresionantes animales fue una sensación única, y casualidades de la vida, justo el día que visite las instalaciones inauguraban un nuevo paritorio, y nueve monjes budistas vinieron a bendecirlo. Contemplar la ceremonia fue un regalo inesperado.

colorado-on-the-road-vuelta-al-mundo-bicicleta (Colorado On The Road visitando el hospital de elefantes de Chiang Mai)

Finalmente alcancé Chiang Mai, donde me esperaba un viejo amigo madrileño, Diego Morodo, quien salió antes de trabajar para recibirme en una de las puertas de la parte antigua de la ciudad.

Me hospedé en el Giant Guest House, donde se respiraba un ambiente hippie. Todas las noches nos reuníamos gente de todo el mundo en la terraza del hostal, y pasábamos horas hablando mientras compartíamos unas cervezas, volví a sentirme parte de un grupo.

colorado-world-tour-hostel (Colorado On The Road en el Giant Guest House de Chiang Mai)

En un principio, mis intenciones eran las de quedarme sólo un par de días, pero me sentía tan cómodo y estaba tan contento de tener un amigo cerca, que mi estancia se prolongó cinco días. En uno de ellos, Diego me llevó de excursión por las montañas de Chiang Mai, visitamos varios templos, conocimos mas de cerca la selva y acabamos el día con un refrescante baño en una cascada.

colorado-on-the-road-cascada (Colorado On The Road en una cascada de Tailandia)

El día antes de dejar atrás este pequeño oasis, cambié por completo la rueda delantera que instalé en la India después del accidente, y compré una nueva cubierta para la rueda trasera.

Pero no quería irme sin dejar un recuerdo de mi estancia en el Guest House, por lo que colgué en una de las escaleras la vieja rueda delantera, con un cartel en inglés en el que explicaba la historia de mi viaje, y animaba a los futuros viajeros a luchar por sus sueños.

Retomar la ruta no fue tan sencillo como otras veces, esta vez volvía a dejar atrás a un amigo, pero debía de continuar mi camino para llegar a Laos.

Los dos primeros días en la carretera, avance 129 y 106 kilómetros. En el atardecer de la segunda etapa, paré a descansar y a contemplar como el sol se escondía en el horizonte, fue un momento de reflexión en el que valoré la dureza del viaje, la soledad, la melancolía y cómo había dejado atrás el frío y la nieve invernal de Turquía e Irán, para vivir ahora el calor y la humedad de la selva del sudeste asiático.

Esa misma noche fui a buscar campamento en un claro de la jungla, pero el cielo me pronosticó con los destellos de los rayos en el horizonte, una noche pasada por agua. Busqué en una gasolinera la protección que su pararrayos me daba, y me dispuse a soportar la tormenta que sin duda alguna estaba llegando. Al principio de la noche no fueron mas que unas gotas, pero de madrugada el cielo se abrió dejando caer un torrente de agua. Los rayos iluminaban el interior de la tienda y los ensordecedores truenos me despertaban de mi agitado sueño.

Por la mañana y con la salida del sol, me puse de nuevo en marcha para atravesar un nuevo puerto de montaña y alcanzar la ciudad de Lom Sak. Escalar las infinitas pendientes parecía una materia dominada, pero el abrasador calor me hacían beber 1,5 litros de agua a la hora. El sudor era incesante y parecía imposible cerrar el grifo, pero todo esfuerzo tiene su recompensa. Al final de la etapa llegó el preciado momento de bajar la montaña bajo el verdoso escaparate selvático.

Amaneciendo en Lom Sak alcance los 13.000 kilómetros desde el inicio del viaje, y por delante me quedaba un nuevo puerto de montaña por atravesar, pero la recompensa de hoy sería mas preciada que una simple bajada. La etapa me llevaría a travesar el Namnao National Park, una reserva de elefantes asiáticos.

Pedaleando por la carretera que lo atravesaba, deseaba constantemente ver uno de ellos y los carteles avisando de su presencia a los conductores, aumentaban mas mi impaciencia, pero la suerte no se puso de mi lado y no pude contemplar ningún ejemplar. Pero desde un mirador me pude llevar una visión de toda el parque nacional a lo alto de una colina, sin duda alguna las vistas de la jungla es uno de mis paisajes favoritos.

colorado-vuelta-al-mundo(Colorado On The Road atravesando el Namnao National Park)

En los dos días siguientes avance 200 kilómetros y alcance finalmente el río Mekong, el cual delimita el territorio con Laos. Al cruzar el puente que lo atraviesa, sabía que esta vez seria una de las pocas ocasiones en las que volvería de nuevo a un país en el viaje, ya que desde Bangkok será donde coja el avión que me llevará a Norte América. Solo hay tres países mas en los que ya he pedaleado en el viaje, y que volveré a pedalear: Grecia, Italia y como no, España.

De mi paso por Tailandia me llevo una valoración causada por la melancolía y la soledad, en las que sin duda alguna, reflexioné mucho en los últimos kilómetros antes de llegar al río Mekong:

“Que sencillo resulta decir “Hola”, pero que duro es decir “Adiós”.

colorado-bicicleta-vuelta-al-mundo(Colorado On The Road junto a Diego Morodo con Chiang Mai a nuestras espaldas)

Tailandia 1ª Parte:

Tailandia 2ª Parte:

Anuncios

11 pensamientos en “TAILANDIA

  1. Muchas gracias por hacernos cómplices de tu viaje. De alguna mágica manera nos transportamos a tu lado en cada una de tus fotografías. Ánimo, y a seguir disfrutando tan intensamente de tantas y tantas emociones.
    Te envío mucha, mucha fuerza desde Madrid.

  2. Amigo Javi despues de nuestra encuentra en Francia te sigue cada dia. Me haces vivir tu viage con mucho interes…campion de la comunicacion.. Viage muy rico…no seras el mismo hasta su fino en Madrid. Buena suerte por la carretera…estoy fiero de tu y hablo muchas veces de tu aqui en francia.
    Abrazo Javi
    Max de Francia

    • Estimado Max!! Que ilusión saber de tí y ver que sigues mis pasos. Aquello que estaba empezando cuando nos vimos ahora cada vez más es una realidad. Te mando un fuerte abrazo y gracias por seguirme, me reconforta infinitamente.

  3. Muchas gracias por compartir tu viaje, no estas solo, aquí en Madrid te esperamos para pedalear los últimos kilómetros contigo

  4. Un poco tacañete con la choza tailandesa, pero supongo que hay que estirar presupuesto. Pero vamos que un par de eurillos te podemos financiar 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s